Salud en la mujer

Menopausia
Significa etimológicamente “desaparición de las menstruaciones”. Refleja el período en el que los ovarios dejan de producir hormonas reproductivas (estrógeno y progesterona). Por tanto, al desaparecer el desarrollo folicular en los ovarios, aparece la carencia de estrógenos. Los síntomas de la menopausia son debidos a los cambios en los niveles de dichas hormonas, y suele ser gradual, lo cual permite que el cuerpo se ajuste lentamente al cambio hormonal, pero cuando se produce de manera brusca (ejemplo menopausia quirúrgica), los síntomas son mas graves.
Síntomas fundamentales: Amenorrea definitiva; sofocos y sudores nocturnos; mayor frecuencia de obesidad y celulitis (por alteraciones endocrinas y circulatorias y por cambios emocionales); mayor incidencia de artrosis (además, la trama ósea tiene tendencia a desmineralizarse); trastornos del sistema nervioso central, con mayor irritabilidad y depresiones, que pueden estar agravadas por estados carenciales por dietas desequilibradas fundamentalmente en vitaminas del grupo B y magnesio.
Recomendaciones dietéticas: – Reducir azúcar, pan blanco y, en general, carbohidratos de índice glucémico elevado (ver ANEXO I). – Incluir fuentes alternativas de calcio en la dieta (sésamo, algas, brócoli, espinacas, etc). – Consumir, preferentemente, cereales integrales. Favorecer cereales de calidad (espelta, trigo sarraceno, quinoa). – Tomar frutas y verduras crudas y, a ser posible, ecológicas. – Comer pescado (pequeñito, con espinas, tipo sardina, boquerón o arenque) con preferencia a la carne. – Añadir fuentes de Omega 3 a la dieta (pescado azul, semillas o aceite de lino).
Suplementos:

  • Isoflavonas (cimífuga: para los sofocos diurnos) .
  • Magnesio y vitaminas del grupo B (para los trastornos nerviosos) .
    -Taurina, alcachofa, grosella, desmodium (drenantes hepáticos: para los sudores nocturnos) .
    -Progesterona natural: su administración tópica puede reducir los sofocos hasta en un 83%. Junto con vitamina E e isoflavonas, ayudan en la lubrificación y la disminución de la libido en este periodo.
    La dieta moderna produce ácidos con los productos lácteos, carne y trigo. El riñón no puede superar el exceso de ácido generado y por lo tanto se acumulan en la sangre y el tejido conjuntivo. Mediante la adición de citrato se modifican los efectos de los alimentos modernos, imitando el bajo contenido de ácido de la dieta ancestral que era rica en frutas y verduras.
    Se debe llevar a cabo una dieta baja en alimentos acidificantes y rica en alimentos alcalinizantes, asociada con citrato de potasio para el pH y sus efectos sobre la mineralización ósea.
    Alteraciones menstruales
    Síndrome premenstrual (SPM): serie de síntomas que se presentan en relación con el ciclo menstrual y que interfieren con la vida de la mujer. Se inician de 5-11 días antes y generalmente desaparecen con el inicio de ésta. Puede afectar hasta el 75% de las mujeres durante la etapa reproductiva. Hasta el 50% de las mujeres con SPM severo tienen un trastorno psiquiátrico subyacente.
    Síntomas:
    Deben ocurrir durante la segunda mitad del ciclo menstrual y estar ausentes durante la primera parte del ciclo menstrual y desaparecer los 7 días posteriores.
  • Dolor de cabeza.
  • Inflamación de tobillos, pies y manos.
  • Dolor de espalda.
  • Cólicos o dolor abdominal.
  • Espasmos musculares.
  • Sensibilidad mamaria.
  • Aumento de peso.
  • Herpes labial recurrente.
  • Náuseas.
  • Estreñimiento/diarrea.
  • Compulsión por el dulce.
  • Ansiedad, confusión, fatiga, baja autoestima, etc.
    Parece estar relacionado con fluctuaciones del nivel de estrógenos y progesterona o una hipersensibilización de las hormonas sexuales. Otro factor implicado es el hígado. Al final del ciclo, el hígado “saturado” no puede metabolizar los excesos de estas hormonas y existe una “intoxicación”. También está demostrado el papel de las hormonas en la industria alimentaria (xenoestrógenos).
    Cambios en la dieta: – Disminuir el azúcar y el alcohol. – Dieta rica en hierro puede aliviar el síndrome premenstrual. – Llevar una dieta baja en grasa y/o alta en fibra, baja en carne, eliminación de productos lácteos. – Disminuir la sal. – Aumentar el potasio y el magnesio y vitamina B6. – Aumentar consumo de betacaroteno (vitamina A) sobre todo si hay dolor en el pecho.
    Suplementación:
  • Magnesio + vitamina B6 (la deficiencia de magnesio promueve exceso de estrógeno y depleción de dopamina) .
  • Ácidos grasos esenciales .
  • Desmodium (mejora el metabolismo hepático)
  • Aceite de onagra para el dolor cíclico de los senos
  • Ginkgo
  • Vitexagnus-castus o sauzgatillo (un estudio demuestra que disminuye significativamente: irritabilidad, depresión y sensibilidad en los senos) .

Granadas, la nueva terapia de reemplazo hormonal natural
La granada tiene un parecido sorprendente con el ovario femenino, por lo que sirvió en culturas antiguas como un símbolo de fertilidad. Pero la semejanza va más allá de sus similitudes físicas. Esta fruta también proporciona los mismos estrógenos que el ovario femenino (estradiol, estrona y estriol), por tanto, para una mujer menopáusica puede significar el alivio de estados de ánimo depresivos, menor riesgo de osteoporosis, cáncer de mama y enfermedades de corazón.

Dismenorrea
Los períodos menstruales dolorosos se caracterizan por dolor con cólico en la parte baja del abdomen. Una mujer puede sentir un dolor agudo e intermitente o presentar un dolor sordo y persistente. Estos períodos menstruales dolorosos pueden también causar dolor de espalda. Este dolor se puede presentar unos días antes de la menstruación o justo al comienzo del período y, usualmente, desaparece a medida que el sangrado disminuye. Se cree que la actividad de la hormona prostaglandina, producida en el útero, es uno de los factores causales del dolor en la dismenorrea primaria. Esta hormona causa la contracción del útero y los niveles tienden a ser mucho más altos en las mujeres con dolores menstruales intensos que en las mujeres que experimentan un dolor menstrual leve o no lo presentan. Hay mujeres que presentan dismenorreas por hiperactividad, pituitaria y estrogénica. Son mujeres con sangrados abundantes (hipermenorrea o metrorragia), simpático-tónicas, con tendencia al hipertiroidismo funcional, de constitución nerviosa, colérica y apasionada, con dolores espasmódicos, migrañas y accesos de calor. Se sienten mejor con la relajación del Sistema Nervioso Central, con ayudas para la detoxificación hepática (taurina) y con la inhibición foliculínica.
Suplementación:

  • Papaína , bromelina , extractos de papaya y de piña y extracto de uvas.
  • Aceite de Onagra de primera presión en frío y vitamina E natural.
  • El calcio en teoría puede ayudar a prevenir los cólicos menstruales por mantener el tono muscular normal. – El magnesio juega un papel importante en el control del tono muscular y puede ser importante para la prevención de los dolores menstruales. – Los Omega 3 pueden aliviar la dismenorrea al afectar al metabolismo de las prostaglandinas y otros factores involucrados en el dolor y la inflamación. Es recomendable tomar 1.800mg al día de EPA y DHA para prevenir los síntomas premenst

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies