Intolerancias y sensibilidades alimentarias

INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS/ALERGIAS/SENSIBILIDAD

Las reacciones adversas alimentarias se caracterizan porque pueden ser inmunológicas o no inmunológicas, según la clasificación vigente desde el año 2001 por la EAACI (European Academy of Allergy and Clinical Inmunology). Dentro de las de causa inmunológica están la celiaquía, la sensibilidad alimentaria y la alergia. Actualmente, se denomina intolerancia a las que no son de causa inmunológica (es decir, no participa el sistema inmunológico), pueden ser enzimáticas, como por ejemplo la intolerancia a la lactosa, a la fructosa, al sorbitol o a la histamina.
La alergia es una reacción adversa alimentaria mediada por el sistema inmunológico donde se producen anticuerpos IgE y al ingerir el alimento se produce una respuesta inmunológica con liberación de histamina y de mediadores inflamatorios que dan lugar a los típicos síntomas de la alergia.
La sensibilidad es una respuesta inmunológica celular no mediada por anticuerpos, sino que se produce directamente frente al alimento. La activación celular se traduce en la liberación de mediadores inflamatorios como la histamina, interleucinas, etc., que provocan una inflamación crónica de bajo grado y que puede afectar a distintos órganos y sistemas, y por eso pueden aparecer síntomas muy diversos (migrañas, dolores musculares, cansancio exagerado, alteraciones del sueño, del termostato, de la piel, etc.), aparte de los síntomas digestivos, ya que se trata de una enfermedad sistémica.
La intolerancia no está mediada por el sistema inmunológico, el cuadro es simplemente mecánico. Por ejemplo, cuando una persona ingiere lactosa, como las enzimas que están en la mucosa digestiva no son capaces de digerirla, se produce una malabsorción de la lactosa y eso da lugar a una serie de síntomas principalmente digestivos (hinchazón, estreñimiento o diarrea, flatulencias, digestiones pesadas, etc.)

Pruebas diagnósticas
Como los mecanismos por los que están mediados son distintos, las pruebas diagnósticas también son distintas.
En el caso de la alergia, se puede hacer un Prick-test o Test de punción y un Prick by prick. También con análisis específico donde se determina la medición de IgE específica frente a distintos alimentos.
En cuanto a la sensibilidad, no sirve la determinación de anticuerpos de alergia como los IgE o anticuerpos de otras clases como los IgG tan típicos de algunos estudios de intolerancias alimentarias. Hay que diagnosticar la sensibilidad mediante test celulares in vivo en laboratorios especializados donde se ponen en contacto las células inmunológicas del paciente con los alimentos y se ve qué alimentos son a los que el paciente tiene sensibilidad ya que activan la célula y provoca la liberación de sus mediadores inflamatorios. Se están estudiando nuevas líneas como la citometría de flujo, el test de activación de basófilos que todavía no han llegado a la práctica clínica diaria.
En cuanto a la intolerancia, tiene sus tests propios, donde al paciente se le da una sobrecarga de la intolerancia que se sospeche y se analiza el hidrógeno expirado. Si la lactosa, la fructosa, etc., no se absorben bien pues aparecerá una curva de hidrógeno expirado patológica que confirmaría el diagnóstico. En el caso de la intolerancia a la histamina, por el déficit de la enzima DAO, existe un análisis que es el estudio del déficit de DAO severo, moderado o leve.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies